clam chowder

Pero como tenía mucha prisa de continuar su regañina al hombre de la camisa purpúrea, que la esperaba en la entrada, y no parecía oír más que la palabra «almeja», la señora Hussey se apresuró hacia una puerta abierta que daba a la cocina, y aullando «Almeja para dos», desapareció.

«Queequeg» dije, «¿crees que podemos hacer una cena para los dos con una almeja?»

(el libro en Goodreads)

Moby Dick o La ballena, Herman Melville, 1851

sopa de almejas con tocino crujiente

vongola
logo
dark button background
fuori carta