el silencio de los corderos

“Una vez un individuo que confeccionaba el censo intentó evaluarme. Me comí su hígado guisado con alubias, plato que regué con un gran vaso de Amarone. Vuelva a la escuela, pequeña Starling.”

“El silencio de los corderos” en Goodreads

El silencio de los corderos, Thomas Harris, 1988

Hígado a la veneciana con patatas

Il silenzio degli innocenti
logo
dark button background
fuori carta